SANGRE DE REYES

   ¿Quien no ha sentido curiosidad alguna vez por conocer quiénes fueron sus antepasados más remotos?, aquellos de cuya memoria apenas tenemos constancia, si no es por el apellido que nos dejaron en herencia y que sin embargo, de no haber existido alguno de ellos no estaríamos en el mundo. Aquellos parientes,  los más lejanos en el tiempo están en nuestro mapa genético, forman parte de nuestro lienzo individual con pequeñas pinceladas. Por eso, cada vez que alguien me pide que construya su genealogía, lo tomo con entusiasmo, a medida que encuentro un nuevo dato, es como si esa persona  olvidada por el paso de los siglos, me tendiera su mano y me diera las gracias, por recordarle al mundo que alguna vez existió, por tender un puente al vínculo con sus descendientes vivos.
   La genealogía que me ocupa actualmente es la de mi paisano y amigo Juan Miguel  Giménez Miranda, propietario de la Almazara de Paulenca, Doctor en Antropología y Profesor en el Conservatorio Profesional de Música de Granada. Esta genealogía me está resultando fascinante por la abundante documentación que existe de la familia y que seguramente dará para más de un artículo por ser Juan Miguel, descendiente de personajes ilustres, que tuvieron un papel destacado en la sociedad e historia local de Guadix. Podemos nombrar entre ellos a Pedro Antonio de Alarcón, la familia del escultor Torcuato Ruiz del Peral, la familia Aguilera, los Lao, los Casas, los Leyva y Don Tomás y Juan Ramón Miranda; cirujanos de renombre del Siglo XVIII, etc.

   Pero la gran sorpresa para mí fue saber a través de un primo de Juan Miguel, Marcelo Miranda Rivas, residente en Madrid, que entre sus antepasados está el mismísimo rey Felipe IV de la dinastía de los Austrias, como pude constatar en la genealogía que recoge esa línea parental.

    Algunos de vosotros recordaréis que hace exactamente tres años, se publicaba la novela del escritor Antonio Enrique “La espada de Miramamolín”, inspirada en un hijo natural de Felipe IV, Don Carlos Fernando de Austria y Manrique, nacido en Madrid en 1639. En la novela se recrea el período en que el canónigo vivió en Guadix… “Así entra en la ciudad, a siete de marzo de 1691, un carruaje que lleva los faroles encendidos.  Va un hombre adentro y también una mujer. Ésta de veinticuatro años, es su hija. Adentro sólo reluce el espeso cabello entrecano del señor. La señora, sentada a contramarcha, es un bulto cóncavo hacia el hombre, pues parece que departen. Por el contrario, el señor, que es muy obeso y algo corpulento de talla, se le ve tan fatigado a través de la ventanilla que incluso bosteza. Tiene si reparamos bien, las mejillas largas y lasas con carrillos amplios y salientes, que hacen asemejar su cara al morro tristísimo de un hipopótamo. Y sí, da la impresión de que la dama va diciéndole algo. Se la oye, o cree escuchársele, más bien por cómo adereza las vocales con su boca. La cerró mucho, como para besar, luego la abrió hasta mostrar sus dientes, y por fin rozó con la lengua los incisivos, mientras estiraba hacia atrás las comisuras de los labios, como prolongando un resoplo: Gu-a-di-x, había proferido, por este orden” (Antonio Enrique, de La espada de Miramamolín)
Doña Casilda Manrique de Luyando y Mendoza, madre de Don Carlos, era Guarda Mayor de las damas de la reina Doña Isabel de Borbón, primera esposa del Rey. Doña Casilda había entrado en la Corte después de haber enviudado, recomendada por ser pariente del Conde Duque de Olivares, concretamente de su hermana Antonia María de Luyando. Carlos Fernando de Austria pasó 52 años en la Corte del Real Alcázar de Madrid. Con 28 años, se casó con Francisca Díaz Cabantero con la que tuvo una hija, Mariana Fernández de Austria. En 1684 quedó viudo y fue ordenado sacerdote. Su hermano, el rey Carlos II, comenzó a recelar de él y lo nombró canónigo de la Santa y Apostólica Iglesia Catedral de Guadix (Granada). Aquí llegó en compañía de su hija Mariana, el 7 de marzo de 1691. El matrimonio de Mariana en Guadix con Manuel de Zea Carvajal en 1694 sería el origen de la rama accitana.
Doña Angustias Miranda Lao, madre de Juan Miguel, era hija de Don Jesús Miranda Cánovas. La madre de Jesús era Doña Enriqueta Cánovas Rodríguez, hija a su vez de Don Leovigildo Cánovas Muñoz y de Doña Elena Rodríguez Navarro. Elena hija de Doña Antonia Navarro Sánchez. Antonia era hija de Don José Navarro Murillo. José era hijo de  Doña Torcuata Murillo Navarro. Torcuata era hija de Don Carlos Francisco Murillo Zea y Austria. Carlos Francisco era hijo de Doña Francisca Zea Austria. Francisca era hija de  Doña Mariana Fernández de Austria y de Don Manuel de Zea y Carvajal. Mariana Fernández de Austria era hija de Don Carlos Fernando de Austria y Manrique. Carlos Fernando era hijo del rey Felipe IV con el que se cierra la cadena de parentesco.
Don Carlos Fernando de Austria murió en Guadix en 1696, su partida de fallecimiento que se conserva en el Archivo Diocesano y Capitular de esta ciudad, dice lo siguiente:
 
“En dos de abril de mil seiscientos noventa y seis años, falleció en esta parroquia mayor de la Ciudad de Guadix Dn. Carlos de Austria canonigo de esta santa yglesia. Recibió todos los santos sacramentos, testo ante de Gabriel de Freile dejó trescientas misas, le acompaño su cuerpo el Ilustrísimo y Reverendísimo el Sr. Fray Pedro de Palacios (Obispo) y el Dean y Cabildo. Fue sepultado en sepultura propia, dejó por sus albaceas al Sr. Francisco de Estudillo racionero de esta santa yglesia y a Antonio de Molina y a Juan Manuel de Cea, herederos Mariana de Austria, su hija... (firma).


Dedico este artículo a Sergio Antonio Rodriguez Sánchez, el que inició esta línea en la genealogía, casado con Clotilde Leyva Miranda y a su hijo Sergio Rodríguez Leyva por su colaboración en todo momento.


Carmen Hernández Montalbán
 

 

 

 

 

2 comentarios:

  1. Cuando estudiaba Magisterio, años 1967 a 1970, D. Carlos Asenjo, profesor de Geografía e Historia, en una de sus clases al tocar el tema de los Austrias nos dijo que en Guadix vivía una familia muy conocida que era descendiente de un hijo "natural" de Felipe IV. No nos dijo claramente quienes eran pero si nos dio algunas pistas que ahora al leer tu artículo he recordado que coincidían con la familia Miranda.
    Esa familia, o al menos parte de ella, lo debía de saber pues don Carlos se relacionaba con alguno de ellos. Si no recuerdo mal él y don Fernando Miranda fueron concejales del ayuntamiento de Guadix en alguna de las primeras corporaciones democráticas por la UCD.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sí Torcuato, gran parte de la familia Miranda ya sabía de su parentesco con los Austrias, lo que yo he hecho es demostrar documentalmente ese parentesco, había una genealogía que comenzó Sergio Antonio Rodríguez Sánchez en la que los parientes más cercanos estaban confirmados, pero de los más lejanos sólo se conocían los nombres.

    ResponderEliminar

GENEALOGÍA